Así me siento. Bueno casi...

Blue Murder era un grupo fundado por el antiguo guitarrista de la banda Whitesnake, John Sykes, junto con el increíble baterista Carmine Appice y el bajista Tony Franklin. Se caracterizó por largas canciones épicas, sin ser Zeppelin o Meatloaf, pero tampoco sin ser Whitesnake o algún otro grupo de hard rock de los '90. Su debut tuvo buena acogida, pero el segundo fue un fracaso, y se disolvieron poco después. Del primer disco se sacan temas como Valley of the Kings, Jelly Roll, Sex Child y la canción que les presento ahora, Outta Love. No pidan una traducción, no pidan una explicación, de hecho no me hagan preguntas. Ni esperen otro post al respecto. Esta canción, una poderosa balada que era casi obligatoria en todo disco de hard rock que se apreciara en los '80 y a principios de los '90, describe mi estado de ánimo ahorita casi perfectamente (yo no estoy que me arranco las tripas como el hombre de la canción), y eso es todo lo que tengo que decir. Aquellos que quieran, les puedo mandar un mp3 de la canción.
OUT OF LOVE
Letra: John Sykes
I'm standing here looking at your photograph
I can't believe I'm all alone and you're not coming back
On and on we rode the storm
I sometimes wish I'd never been born
Alone here crying out for love
When times were hard we struggled through
A long long time ago
But things have changed much more than this
I never thought you'd go
Taken in my tears subside I'm feeling lost
Can I survive without you,
I'm outta love again
Out of love
Chorus
All the nights when you held me tight
Life was good and love seemed right
And now I'm here I can't believe you're gone
You used to say love would never die
But you were wrong and I've just died inside
I'm outta love again-I'm outta love again
The love we shared will never ever die inside my heart
I swear I never dreamed that we would ever drift apart
Taken in my tears subside
I'm feeling lost, can I survive without you
I'm outta love again
Chorus
All the nights when you held me tight
Life was good and love seemed right
And now I'm here
I can't believe you're gone
You used to say love would never die
But you were wrong and I've just died inside
I'm outta love again-I'm outta love again

. Bookmark the permalink.

2 Responses to Así me siento. Bueno casi...

  1. Lali says:

    Hola Juan!!, por la letra de la canción veo que estás algo triste y que ello se debe, de alguna manera, por un ser especial en tu vida.
    Solamente te brindo estas palabras que me salen del corazón: nada en este mundo se acaba si realmente es para ti. Si hay amor compartido y puro de verdad se sortearán todas las tormentas que puedan aparecer y se podrá continuar desarrollando la historia que empezaste con el ser que elegiste. Créeme, no es cuestión de romanticismos. Ahora, también hay que saber enfrentar aquellos momentos en los que nos damos cuenta de que todo se agotó y no hay más solución que culminar el capítulo.
    Gracias por ya comentarme en mi blog. Otro chico lo hizo también. Me contenta mucho y me da impulso para escribir.
    Cuando quieras podrás escuchar mi voz. Saludos!

  2. 6227 says:

    Dura.
    Dura la situación que plasmas en estas líneas.
    Dura la sensación de querer y no ser correspondido.
    Duro es saber que la persona por quien tiemblas, sonríes o lloras, no siente lo mismo por ti. Que tus acciones no son lo sufiecientemente fuertes o importantes para estremecer su existencia, lograr que su día sea distinto porque tú estás allí, y conseguir que diga que está feliz a tu lado, y recuerde cada beso y cada momento como tú lo haces.
    Duro es idear cada día una forma de conquistar su corazón, y luego darte cuenta que fracasaste en el intento, que sus pensamientos no han cambiado y que no hay un atisbo de amor compartido.
    Duro es luchar por un cofre para descubrir que está vacío y no tiene nada que ofrecerte, pero más duro aún es preferir conservarlo así a tu lado, porque es lo que siempre habías querido: tenerlo cerca.
    Dicen que si cayó el Muro de Berlín es factible que caiga cualquier cosa, pero hay decisiones que son como unas murallas muy difíciles de derrumbar, por más que haya interesados tratando de hacerlo. Porque si algo es bien sabido es que, no importa el instante ni cuanto lleve, cada quien es dueño de sus actos y decide quién entrará y saldrá de su vida.