Es lo mínimo que se puede

Más de uno me comenta --incluso los que me felicitan-- es que no hay nada que celebrar el Día del Periodista. El año pasado cerraron la señal pública de RCTV; este año aparece asesinado Javier García. Y si a ver vamos, desde hace un buen tiempo ejercer periodismo en Venezuela es casi como ejercerlo en Irak. En especial si, como yo, trabajas en un medio adverso al régimen de turno. Pero díganme algo, ¿cuándo ha sido fácil ejercer esta carrera?

Empecemos por lo más básico: en la mayoría de los casos, los periodistas tenemos un sueldo mediocre. Eso nos obliga a buscarnos varios trabajos. Hasta donde yo sé, acá en Venezuela el récord lo lleva Rafael Osío Cabrices, quien tiene una columna en la revista Todo En Domingo, ha escrito dos libros (sin incluir la recopilación de dicha columna), colabora con varias otras publicaciones (como El Librero), y en algún momento tuvo dos blogs. Todo por tratar de llevar un estilo de vida más o menos cómodo.

Luego está el hecho de que cómo nos ven algunas de las otras carreras en la universidad. Yo tuve que lidiar en más de una ocasión con la arrogancia de estudiantes de ingeniería que incluso llegaron a decir que la nuestra no es una carrera, es un curso largo. O que decían que uno sólo estudia comunicación para salir en televisión (algo que lamentablemente es cierto, pues me lo han dicho estudiantes de comunicación...)


Por último, llover sobre mojado: no es nada fácil ejercer una carrera donde el Presidente, la gente del Gobierno y los que los apoyan buscan cualquier excusa para lanzarnos alguna bolsa de bosta. Si no trabajas para
Vea o VTV, entonces eres un tarifado, un enemigo de los pobres, un imperialista, un oligarca. Qué importa que muchos de esos periodistas trabajen hasta más duro que muchos de los que reciben limosnas; igualito los llaman "niños ricos". También hay atques de fuentes que nos deberían más bien defender, pero esa es un área que no me conviene tocar.

No olvidemos algo que parece obvio: cuando es día bancario, los bancos están cerrados. Pero nosotros no podemos esperar que en un día no suceda nada, para que nosotros descansemos. Mírenme a mí, aquí estoy, trabajando.

Entonces, ¿qué rayos hay que celebrar hoy? Pues el hecho de ser periodistas, digo yo.

Uno no entra en esta carrera por volverse rico. Uno se mete porque cree que puede aportar a hacer el mundo mejor (¿no es por lo que lo hace cualquiera?). Porque eso de trabajar con ese tan escurridizo concepto como es "la verdad", es algo fascinante. Por mi parte, es trabajar con conocimiento, con informaicón, con la posibilidad de fomentar la comunicación entre los semejantes. Para mí hay pocas cosas tan sabrosas que sentarme con alguien y sacarle alguito a esa cabeza, saborear un pedazo de esa vida, conocer una vida distinta a la mía.


Ser periodista, en el sentido idealista del asunto, es trabajar no por reconocimiento propio, sino por la gente que nos lee/oye/ve. Es ser los ojos de los que no ven y la voz de los que no hablan. Si no hubieran medios de ninguna especie, ¿cómo te enteras de lo que sucede? ¿Cómo tomas decisiones sobre tu vida sin información? ¿Cómo evitas los peligros?


Entonces sí, que nos feliciten hoy, día del Periodista. Quizá no haya mucho que celebrar, pero sí que jode para conmemorar, y absolutamente nada que olvidar. Felicítennos, que eso es lo único que nos queda y lo mínimo que pueden hacer, jejejeje.

This entry was posted in ,,,. Bookmark the permalink.

7 Responses to Es lo mínimo que se puede

  1. Kikyta says:

    Completamente de acuerdo, y aunque no es día de celebración, no podemos dejar de conmemorar el motor de nuestras vidas: el periodismo!
    Feliz día del Periodista Juan y siempre éxitos para ti!
    Te quiero mucho!

  2. Excelente post Juan Carlo, si bien es cierto que en los últimos años la fecha ha estado bastante "golpeada" también es cierto que este día es algo que debemos celebrar.

    Celebramos el hecho que ante las adversidades no nos callamos, nos hacemos más y más fuertes porque tenemos ética y nuestro objetivo es informar.

    Hace días comentaba lo orgulloso que era en otros países o ciudades recibir un Premio Nacional de Periodismo, y es lamentable ver cómo en Venezuela ese reconocimiento se lo lleva aquel que haya alabado más al gobierno de turno, o el que le haya echado más pestes y maldiciones a su opositor.

    En lo personal SI celebro mi día, nuestro día. Saludos colega

  3. Darkana says:

    Bueno pienso que es una profesion dificil en cualquier parte de mundo, no solo por las implicaciones politico-sociales sino tambien por la calidad de periodista que siempre se debe tener y su manera de desempe#o siempre debe ser la mejor.

    Si ok, han ocurrido hechos que hacen no querer celebrar nada, pero creo que debe ser usado este dia para sentirse un poco mas orgulloso de la profesion que desempe#an y de seguir adelante.

    Saludos Jaycer y que tengas un buen dia!, tu y tus compa#ieros periodistas.

  4. Irma says:

    Aunque no me unido oficialmente a las filas del periodismo y como dice Alberto Fuguet "El periodismo es como la prostitución se aprende en la calle", creo que aún no sé muy bien lo que es hacer periodismo pero para allá voy.

    Lo de la arrogancia de los ingenieros que creen que se las saben todas me ha perseguido a lo largo de la carrera; gracias a nosotros y a los colegas que ejercemos nuestra profesión debidamente la gente sabe lo que pasa más allá de su metro cuadrado con la ayuda de otros profesionales que acompañan a que la labor periodística sea apreciada.

    Saludos colega/agüelito... un besote

  5. Hola Juan, cordial saludo. Y vaya también una cordial felicitación.

    Me gustó eso de ...es trabajar no por reconocimiento propio, sino por la gente que nos lee/oye/ve

    Y he ahí la gran responsabilidad del impacto mediático que produce el ejercicio del periodismo a veces ejercido con total inocencia y haciéndole juego a otros intereses.

    Sea como sea es necesario de empezar la etapa de la gran autocrítica

    ¿Pueden los periodistas-periodismo en Venezuela criticarse a sí mismos?

    Me gustó en lo personal el primer paso que dio W. Echeverría cuando ha dicho en varias oportunidades que tenemos que pedirle perdón a Venezuela.

    Bueno gran saludo.

  6. No criticarse a sí mismos es como hipócrita. Todos debemos entender los pecados que hemos hecho, y apresurar a corregirlos. Sobre todo, olvidarnos de política. Por amor a Cristo. Un abrazo a todos.

  7. Te digo honestamente? Yo no me metí en la carrera tanto por una "vocación de buscar la verdad" (no es que no la tenga pero no fue lo que me impulsó). Lo mío fue más por responder a la necesidad de leer y aprender.

    Que esa necesidad haya descubierto potenciales ocultos y revelado cosas de mí como ser hunano es otra cosa, pero es cierto: los periodistas nos empezamos a partir el alma desde que nos mandan nuestra 1era asignación en la universidad, y no siempre eso es monetariamente recompensado.

    A pesar de ello, la condenada profesión es más gratificante que el carajo. Y eso que yo no pateo calle!

    Saludos, compadre