SEGUID EL EJEMPLO QUE PERÚ DIO

Alan García ha pasado a ser mi nuevo héroe. En serio. El ejemplo que el hombre está dando es único en nuestro continente. El jueves de la semana pasada, el presidente de Perú hizo algo que todos los países del hemisferio deberían seguir: inició una campaña por la puntualidad.

¿Pueden imaginarse un movimiento más valiente en este, el continente de "dame cinco minutos"?

A las 12 en punto del mediodia del 1º de marzo pasado, García hizo sonar una campana. Igual hicieron las campanas de las catedrales. También sonaron las sirenas de los carros de la policía y los bomberos. Todo el mundo a sincronizar la hora. Y lo que dijo García juro que estaba que me hacía llorar: ''Ser puntual es respetar al prójimo... Terminar con la impuntualidad significa también engrandecer a la patria. Cuando perdemos tiempo hacemos perder tiempo al Perú." Dios, es tan hermoso... dénme un segundo...

(snif)

Ok, ya volví.

Por lo visto, por esos lados la impuntualidad es una cosa seria. El ex-presidente Alejandro Toledo llegaba hasta dos horas tarde a cualquier evento. ¿Se imaginan esa pena? ¿Tener dos horas a personalidades importantes esperando como idiotas? Y te aseguro que el hombre llegaba diciendo. "Caramba señores, cuánto lo siento... saben, el tráfico..."

Entonces, ¿qué se podía esperar del resto del país? Llegan tarde a todo. ¿Quieres que lleguen a las 9:00? Por tu bien, diles que esté ahí a las 7. Y nadie le para. Ni en el trabajo, ni en una cita, por Dios, seguro que ni los médicos.

La semana pasada, le celebramos el cumpleaños a la prima de mi novia en El Picoteo. Yo era el encargado de escoltar tanto a ella como a la homenajeada al sitio, y me dicen que esté allá como a las 9. De repente, la señorita en cuestión viene con una cara de preocupación. Mi hermosa pareja alistábase para salir, y yo estaba sentado en la sala con el cuñado de ella.

--¿Que pasa prima?-- pregunto yo, empavando las futuras relaciones.

--Que una amiga mía ya está allá--, contesta.

--¡Berro! ¿Y a qué hora le dijiste?

--Entre 9 y 10. Y yo quería estar allá para recibir a la gente...

Chequeo mi reloj. Son las 9:35. Ella está relativamente lista, pero recuerdo la hora en que me dijeron que llegara. ¿Qué hay de malo en esta historia?

--Peo ya va, ¿y entonces por qué no me dijiste que estuviera aquí antes?

--¿Y qué iba a saber yo que ella iba a llegar ahorita?

Perplejo, insistí un poco más. --Amiguita, ¿no le dijiste que estuviera entre 9 y 10? Son las 9:30, es entre 9 y 10.

--¡Sí, pero yo no sabía que era una fiebrúa que iba a llegar ahorita! ¡Yo creía que iba a llegar a las 10 y pico!

Asi es el latino, venezolano incluido. No sólo es impuntual, sino que espera que los demás lo sean. Y cuando somos puntuales, somo llamados "fiebrúos" o algún otro calificativo en un intento de hacernos sentir extraterrestres o anormales. Y todo el mundo cae en eso: desde la mujer que le dice al novio o al amigo "dame cinco minutos", para bajar en quince, o el chamo que llega media hora despues que empezó la clase, hasta el jefe que cita a todos para las 10 para él llegar a las 10:30, o un Presidente que hace esperar a todo el mundo una hora. O más.

Gente métanselo en la cabeza: llegar a tiempo es respetar a los demás. El tiempo no es suyo solo. También el otro tiene vainas que hacer después de la cita con ustedes. O tiene algo planificado para ese momento. O es tan importante como tú y a tí no te gusta esperar. Por impuntualidad se pierden negocios, se pierden relaciones, se pierde dinero, se pierde RESPETO, coño. Yo nunca dejaré de formarle peo a la gente por llegar tarde. Doy gracias a Dios que mi actual pareja jamás me ha hecho esperar para salir. Igual las dos anteriores. Como debe ser. ¿Qué les cuesta, pregunto yo?


This entry was posted in ,,,. Bookmark the permalink.

1 Response to SEGUID EL EJEMPLO QUE PERÚ DIO

  1. Zz says:

    Es una lástima, Jc... pero es una cuestión cultural. Está demasiado arraigado, es algo que corre por nuestras venas. De pana, ojalá algún día podamos ser más serios con lo del tiempo, tanto como lo somos con la imagen...