Hoy hace 10 años: Metallica en el Poliedro

Es difícil creer que hoy ya son diez largos años desde esa noche arrechísima (no puedo decir "mágica", "increíble", ni mucho menos "espectacular"; sólo una palabra justifica esa noche...). He ido al menos a cuatro conciertos más desde entonces, y ese sigue siendo el único que ha llenado al Poliedro y el que más emocionante ha sido. He escuchado a algunos que dicen que el reciente concierto de Iron Maiden en Colombia (al que mi hermano tuvo el gustazo de ir) parecía más bien uno de Alejandro Fernández o algo, porque más de uno lloraba; sé de lo que hablan, pues yo lloré de la emoción más de una vez. Eso fue sencillamente... brutal.

Ya el día prometía ser especial por un acto de caridad que todos hicimos con un compañero. Benito era cubano y tenía unos ocho años en el país. Él escuchaba los discos de rock que podía conseguir en el mercado negro, y su banda favorita es --of course-- Metallica. Cuando se enteró que vendrían, no pensaba que iba a poder ir porque no le alcanzaba la plata. Sus compañeros de trabajo no íbamos a permitir eso. Moviendo cielo y tierra (ya era la última etapa de preventa), le logramos conseguir una entrada. El Be
no no se lo podía creer.

Llegamos y yo no podía creer el espectáculo a la entrada. Si han ido al Poliedro (o a cualquier otro sitio público de espectáculos), esperan ver gente afuera, simplemente hanging around o pendiente de comprar/vender una entrada. Esta vez, habían docenas de pobres diablos con carteles al estilo "Will work for food". Pero estos decían "Compro una entrada. Pago lo que sea." Un chamo tenía un cartel que decía "Te pago 180.000 bolívares. No me importa si es en el baño" Y lo pagó, según decía El Nacional del día siguiente: 180.000 bolívares por una entrada que costó 45.000 en su etapa más cara (yo pagué 25.000, en la primerita etapa; sí, la imagen no es de mi entrada, aunque igual aún la conservo). Mi amiga Annalee vio a un pana pagar 160.000: 120 en plata, y el resto con un reloj y los zapatos. Bien coñoemadre el carajo que se la vendió, ¿no?

Fuimos un grupo del trabajo: José Luis, Annalee, por supuesto Benito, un pana al que lamentablemente olvidé su nombre Francisco Caldas quien fue el que empezó a hacer la cola porque llegó de primero, y un gordito al que también he olvidado el nombre llamado Pablo. Llegamos como a las 5:30, y de pana que qué rica es esa vibra, esos momentos antes de entrar a un concierto al que de verdad has esperado ir con impaciencia. No hay nada que se le pueda comparar.


El siguiente espectáculo que presencié tampoco me lo podía creer. El Poliedro de Caracas, en su mejor época, tiene una capacidad para unas 12.000 personas. Los más críticos decían que llenar el Poliedro es toda una hazaña, pues como la plata es corta lo pensamos bien para pagar una entrada. Pues bien, los únicos asientos vacíos en esta ocasión eran los que estaban detrás del escenario. Jamás había visto el Poliedro así de lleno. Ni siquiera en los Gaitazos a los que he ido de fecha más reciente, ni con Maná, ni con ningún otro grupo. Sólo Metallica ha logrado llenar el Poliedro a rabiar. (Bueno, capaz uno de esos encuentros de reggae
ton... Puaj...)

A las 8 de la noche, se abrió el acto telonero: Paul Gillman. Opinión muy personal: hay que admirar un carajo que ya tiene más de 30 años tocando rock pesado en un país como el nuestro. Que recientemente se haya metido a chavista radical era otra cosa; en ese entonces simplemente era (es) un pana con un ego que no cabía dentro de ese recinto. T
enía varios días diciendo que se retiraría, que éste sería su último concierto, que nadie le interesaba ya lo que ahcía. Pues bien, el día antes, en su programa de radio "La Esencia" (buena música, si aprendiera a callarse la boca), dice que si el día del concierto de Metallica veía 100 banderas de Venezuela, se quedaría.

Bien.

Como dije, el hombre se vino en escena a las 8 de la noche, y durante media hora, se paseó por todo su repertorio: "Dr. Kanoche" es la única que recuerdo, ex
cepto la última. Durante "Levántate y Pelea", dijo "¡Este es el momento! ¡Quiero ver esas banderas!" Miren, a este punto, yo ni recuerdo si hubo 100 banderas o no. Pero el hombre hizo como si contara, y lo siguiente que dijo fue: "¡Gracias criaturas de la noche! ¡Gillman... SIGUE!"

Ah, que bien.

Eso sí, será un bolsa egomaniático, pero Gillman se sabe mover en escena (o lo sabía hacer). Y su banda es (¿era?) de lo más talentoso que se puede encontrar. Fue un preámbulo decente para lo que venía.


Y oh, lo que venía...

A las 9 en punto, empezó a sonar la música que Metallica ha venido usando en el previo de todos sus conciertos: el tema inicial de El Bueno, El Malo y El Feo. Las luces comenzaron a bajar, y en el punto más climático, de repente, sin avisar, el trueno de una guitarra, el golpe de un bajo, y un solo grito de más de diez mil almas que habíamos esperado este momento desde hace décadas.

Con "Breadfan", Metallica había llegado a Venezuela.

Como ya les dije, yo lloré.

Metallica se paseó por todo el repertorio que sus fanáticos añorábamos escuchar, como me dirái Benito después; se repartieron todo por partes iguales desde Kill 'Em All hasta Reload, con nada más una de Garage, Inc., el álbum que apoyaban en esta gira. (Yo extrañé "Turn The Page", pero ése sólo soy yo.) Qué grupo de tipos tan de pinga, tan compenetrados con su audiencia; los tipos pertenecen en un escenario. Y el sonido de 80.000 vatios nunca falló, y por supuesto toda la pirotecnia que se puedan imaginar. Este es el tracklist de esa
noche:

  • "Breadfan": Qué entrada tan perfecta.
  • "Master Of Puppets": No tengo que decirles que la casa se vino abajo con esta vaina)
  • "Of Wolf And Man": El bajista Jason Newsted jodió un ratico con nosotros: "Ok, Caracas, let's hear some wolves out there..."
  • "The Thing That Should Not Be"
  • "The Memory Remains"
  • "Bleeding Me"
  • "The Four Horsemen"
  • "For Whom The Bell Tolls": Cliff Burton era un rey, QEPD; pero sería muy injusto no decir que Newsted se le mide en este tema (claro, ayudado con una uña)
  • "King Nothing" (mi favorita de Reload)
  • "Wherever I May Roam"
  • "Nothing Else Matters": James Hetfield cantó esta sentado en gran parte sobre un banco, iluminado él solo. Una atmósfera bien surrealista. Sí, hubo encendedores.
  • "Sad But True"
  • "Creeping Death": Newsted compartió vocales con Hetfield como habían hecho en su gira en apoyo al álbum negro.
  • "One": Coño, me acuerdo de ese momento y me erizo. Qué increíble fue... El sonido de ametralladoras y bombas se escuchan, con un juego de fuegos artificiales y demás. Kirk Hammett y Lars Ulrich, que habían dejado el alma hasta aquí, de verdad ahcen de esta canción suya: Ulrich con su doble bombo que te retumba en el cráneo, y Hammett con una guitarra a mil por hora.
Un recuerdo muy particular durante esta canción. Yo vi todo el concierto en la olla, porque así es como considero que se debe ver un concierto así (de hecho, toda la olla se volteó a los asientos especiales y gritaban, "¡Mariquito VIP! ¡Mariquito VIP!"; antes compartía esa ideas, pero ¡tampoco así!). Bueno, en pleno peo de "One" (al menos creo que era durante ella), estoy en pleno "moshing", cuando de repente me tropiezo con un muro de carne. Dos panas que parecían los hijos perdidos de Pie Grande con un luchador de sumo estaban ahí dándose duro con la música. Uno de ellos me llevaba toda una cabeza de altura. Bueno, este señor se llevó un... ejem... cigarrillo a la boca, aspiró hasta dejarlo por la mitad, y botó todo su humo en mi cara. No tengo que decirles que me "tripée" los siguientes minutos, ¿verdad?
  • "Die Die My Darling": Como se darán cuenta, lo único que tocarían de Garage, Inc. Sí, yo tampoco lo entendía; pero díganme, ¿se habrían quejado?
  • "Battery": Un cierre absolutamente perfecto. Yo no sé cómo salí vivo de esa olla, jejejeje.
Y así terminó. A las 11:15, los cuatro panas se juntaron, James jodió un ratico con un roadie que trataba de volver a poner las uñas en el stand de micrófono más rápido de lo que él las lanzaba al público, Lars lanzó unas baquetas, Jason y Kirk saludaron a los que estaban cerca, y nos despedimos. Yo estaba totalmente bañado en sudor, tanto que al salir empecé a temblar por el aire frío. Pero mirábamos alrededor, y lo único que veíamos eran caras de felicidad. Era como si nada malo nos pudiera volver a ocurrir jamás, o si nuestras vidas simplemente empeorarían desde este punto porque nada podría superar esto.

Básicamente, Metallica había tocado en Caracas. ¿Cómo superabas eso?

This entry was posted in ,,,. Bookmark the permalink.

6 Responses to Hoy hace 10 años: Metallica en el Poliedro

  1. double exiled cuban says:

    Jaja Juanqui que Memoria ,Kilin me mando el Link de tu blog y disfrute mucho leyendo!!! Good Times bro !! . El pana que andaba con nosotros se llama Francisco Caldas a.k.a el Chaparro , Alfredo Isturiz tambien andaba con nosotros.Agradecido siempre por el gesto que tuvieron con la entrada . Dios los bendiga siempre .

  2. Coño cómo olvidarme del Chaparro, imperdonable... Y no te creas que esto fue un ejercicio arrechísimo de memoria, Beno, pasa que (a) un pana que cumplió años ayer me lo recordó hace como tres meses y preparé esto en ese entocnes, y (b) yo guardé los recortes de ese día. Claro, algunos hechos se mantienen fuertes en la memoria, eso sí. Recibe un abrazo, hermano, ojalá nos veamos pronto!

  3. Nanna says:

    Verg... Juanki, ya va que no tengo palabras....
    Chamo, que buena memoria, ya no me acordaba del cuento de la entrada! Ese dia fue de pana, inolvidable, asi que con calma, voy por partes:

    Jevo (alias de benito): como me alegró la vida colaborar ese dia para ti, es una de las mejores obras que he hecho!. Quien iba a decir que luego te ibas a convertir en un millonario (jajaja)

    El gordito, se llamaba Pablo Seoane (no se porque coñ- me acuerdo, pero me acuerdo), y era el que se comia un pollo entero (si, entero) en el comedor del atico ese donde comiamos en dhl, se acuerdan?. Y si, fue él, el chaparro, Alfredo, y JL, y en el medio del cojecul- nos perdimos, yo terminé sentada y ustedes en la olla, AHH, Y ME DIERON UN BOTELLAZO EN LA CABEZA BUSCANDOLOS, por eso me devolvi pa las sillas...

    Yo lloré con Memorie Remains, no por la canción, si no porque voltee hacia arriba y vi a todas esa almas tarareado el "laralala, lalala, lalalala", ufff... glorioso... simplemente, increible.

    Peeero, lo que mas recuerdo, (que no lo vi en el track list juanki), fue el popurri que hicieron de And Justice. Casi me da un patatus, yo esperaaba esa parte mas que ninguna y fue una soberana decepción que blackened fuera una de las grandes ausentes y no le dedicaran mas de unos segundos y un coro... una decepción que nunca me ha abandonado y por lo que me he negado durante una decada a verlos en vivo de nuevo. Si no hay amor a And Justice, yo paso.

    En fin, como ultimo detalle, he de decirte Juanki, que aun conservo la cinta que me diste de ese concierto, no se si te acuerdas, la tenias en el carro, y me la regalaste. Esta en mi sitial de honor de regalos recibidos.

    Les mando un super abrazo, muac, y gracias por este momento!!!

    Annalee.

  4. Bicho Nana, ¡no sabía lo del botellazo! Y de pana que no me acuerdo del cassette... ¿seguro que te lo regalé? ;) (claro que debo habértelo regalado, jejejeje)¿Cuál fue? ¿De Metallica en efecto?

    Hay rumores que los quieren traer otra vez a finales de año. Yo aquí le estoy rezando a todos los Santos que sea así, porque con la vaina de ahorrar para el futuro no pude ir ni a Santana, ni a Peter Gabriel, ni a (snif) Kiss (ni tampoco podré ir a Aerosmith en octubre, de paso... recontra-sniff). ¡¡¡Pero no habrá fuerza en la Tierra que me impida ir a ese concierto si se da!!!

  5. Nanna says:

    Ay mi juanqui, como se nota que no eres una jeva: era una cinta DE PELO, o aquello que llamabamos: Una bandana, si mal no recuerdo, con las letras de METALLICA tipo logo, en el medio, de una tela negra,... ahora si?, por eso la tenias colgada del retrovisor...

    Y por lo del botellazo, tranqui amor, que (gracias a dios) fue con una de plastico, desde la zona VIP, y no me dio duro porque iba cerca, pero ya llevaba rato buscandolos sin verlos, y eso me terminó de convencer, JAJAJA....

    Y lo de no ir si es cierto el rumor, NI DE VAINA!, haremos lo que hicimos con el Jevo, si es preciso, pero de que vas, VAS! He dicho.

    Muac,
    Nanna

  6. Javier says:

    Bueno, finalmente me aterví a leer esta reseña.

    Ese día fue fatídico para mi, porque mientras Metallica cantaba alguno de esos temas, yo estaba cantando "cumpleaños feliz" en mi casa ¬_¬

    Aún me debato entre ir o no al concierto de Marzo, como ya lo he comentado, Trujillo no me da mucha nota, quizás cambie de opinión de aquí a Marzo... Esperemos que sí.

    Saludos, mi pana, excelente reseña